Patricio Rey
y sus Redonditos de Ricota

los Redondos - musica - rock and roll

Vamos las Bandas ... y cada vez fueron más y cada vez "la lógica" quedó más de costado. ¿Cómo hacer todo lo políticamente incorrecto y seguir de pie? ¿Cómo sentir el calor de las tropas infernales debajo del escenario y seguir siendo fiel a sí mismo? ¿Qué alquimia temeraria convirtió a Los Redonditos en Los Redondos?

Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota son únicos desde varios puntos de vista. Las Bandas también. Según Carlos "El Indio" Solari, "las Bandas son chicos de barrios desangelados, que no saben de discotecas para modelos y estrellas de rock, ni de autos locos ni de navidades artificiales..."

El estadio está completo, faltan segundos para que las luces revienten desde los parlantes. Las Bandas ya están en la gramilla para jugar su juego, el juego de incondicional apoyo a los veteranos de la contracultura. Abajo, escenas robadas del infierno dantesco: una damita se toma del cabello con otra vaya uno a saber por qué, cantitos, banderas que se agitan, algunos golpes que lastimaran caras, llegarán los últimos, llegarán los bravos, los que no tienen problema en arruinarlo todo; un pibe se cree potrillo y, con un verdadero Mambo Criminal, entra al galope abriéndose paso con una bengala en la mano para aterrorizar sin valentía y abrir un tajo entre el público que le permita llegar adelante de todo; no tiene derecho, pero se lo hace a la fuerza, no importa que todos los que están allí estén para lo mismo, él cree que Vamos las Bandas es un grito de guerra, y su cabeza no esta en tiempos de razonar.

El Indio y sus muchachos ya venían transpirando desde antes de la fecha de nacimiento que pueden acusar muchos de los que hoy saltan y gritan ahí abajo. El tipo es un ser pensante, un crítico sólido, un border sobrio, un personaje a que las Bandas le entienden la mitad de los conceptos y el resto se lo imaginan. Por un lado, la marcha incansable de un tal Patricio Rey y sus Redonditos, por el otro: el resto.

Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota - Vamos las Bandas - LOS REDONDOS - Rock Argentina

Cuenta la leyenda que de La Cofradía de la Flor Solar, los músicos de una comunidad contrahegemónica que andaba por La Plata (Argentina) a fines de los '60, salió una banda que esquivaría con privilegiada cintura todos los preceptos del gran lugar común llamado "mercado musical".  Fueron y vinieron varios por sus filas pero Solari y Bellingson serían los de siempre..

Carlos "Indio" Solari - musica rock and rollEl quinteto llega a Gulp!, su primera placa, después de seis años de nacidos. Entre 1976 y 1982 (año en que sale Gulp!) la visión era clara: autogestión, independencia, fidelidad a los ideales, no transar con el "sistema", como dijera el Indio (Carlos Solari): el rock & roll como un pensamiento crítico bailado. La llegada de Gulp! corrobora que no estaban dispuestos a lo "políticamente correcto". Una discográfica independiente y desconocida (Del Cielito Records) los ponía en las bateas.

En los primeros tiempo los espectáculos Ricoteros eran verdaderas teatralizaciones, mucha gente sobre el escenario, mucho olor a humedad en los sótanos como el Centro de Artes y Música, mucha cosa rara con mezcla cabaretera de arte parisino y bodegón digno del Di Tella.  Las ilustraciones del Mono Cohen "Rocambole" se convertirían en un clásico.

Y el paisaje fue cambiando, y de las vanguardias porteñas, el sonido fue llegando más y más lejos. Los de Ricota parecían el camino recto; nombres que serían sólo anécdotas se acercarían y partirían de sus filas con destinos de invitados al banquete: Las Bay Biscuits (Fabiana Cantilo, Isabel de Sebatian, Vivi Tellas), Daniel Melero, Willy Crook y muchos otros.

"Ser under no es una meta sino una circunstancia [...] no creo que alguien tenga la meta de ser under, porque sería pretender cierto elitismo". Con frases como estas El Indio gambeteaba las posibles transformaciones que convertirían a "los vanguardistas de Ricota" en "Los Redondos populares". Quedaban atrás lugares como Zero, Bambalinas, el Parakultural, la Esquina del Sol; Oktubre salía en 1986 para entusiasmar a la crítica y a los fanáticos.  Siempre creciendo, siempre como al margen de todo apunte. Su público realizó una metamorfosis multiplicadora y sorprendente. "Los Redondos, es un sentimiento no puedo parar...".  En 1987 salía Un Baión para el Ojo Idiota y en 1989 Bang! Bang! Estás Liquidado.

Como si se tratara de un fanatismo por un equipo de fútbol, la pasión por el grupo llegó a insospechados límites de exclusividad y fidelidad. Las Bandas se embarcaban en auténticas peregrinaciones cada vez más convocantes. Para los medios, el fenómeno Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota comenzó a hacerse notable. Ellos miraban de costado, no a los reportajes, no a la T.V., no a la difusión paga, no a la discográfica sin rostro, no y no. Sólo recitales que se convertían en templos religiosos dónde El Padre era un calvo apático al que le salían sermones que los feligreses traducían para entrar en trance. A nadie le sonaba a frase de elite intelectual ese estribillo: "No lo soñé, se enderezó y brindó a tu suerte ..." El Margarita Xirgu, Cemento, Palladium, Prix' D'Ami, Skylab, Pinar de Rocha y otros míticos lugares de antaño empezaron a ser recuerdo: Obras se hizo necesario por más resistencia que al gran templo del Rock le tuvieran, en cierto aspecto, los muchachos de Solari. El 2 de diciembre de 1989 Los Redondos serían locales en Obras: sigue la marcha, la fidelidad, la crítica, el compromiso social, todo vestido de rima, de poesía subcultural de la cual Solari queda exento de todo cuestionamiento con un "Los chicos entienden". Pero ¿Qué es lo que entienden? Entienden que los Redondos son un sentimiento y ahí, superlógico, entramos en el terreno de lo inexplicable. Los Redondos no prometieron nada que no hayan cumplido. Los Redondos no prometen nada. Están ahí, piensan así, se suben al escenario y chau. Vencedores Vencidos, Masacre en el Puticlub, La Parabellum del Buen Psicópata, Todo Preso es Político, Ñam Fri Frufi Fali Fru, La Vaca Cubana, y más y más y Las Bandas aplauden y dejan los pulmones cantando y abajo pasa de todo.

Skay y el Indio - Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota - musica rock and rollLa clave de la música Ricotera no es ni más ni menos que no una apertura excepcional donde los estigmas que quizás tengan lugar entre el público no lo tienen entre los músicos. Es pop sin vergüenza, con ráfagas de oscuridades dignas de algún british ignorado por los barrios, son melodías sinceras, en algunos casos son trabajos casi semióticos de búsqueda del límite lingüístico, en fin: Las Bandas escuchan, por venir de la mesa Ricotera, lo que nunca hubieran escuchados sentados a otra mesa. La virulencia, la fuerza, lo contestatario, lo rebelde, lo visceral, no pasa por la velocidad, el machaque, el grito, el estruendo o la pose, pasa por lo que flota en el aire cada vez que la historia de las huestes de Patricio Rey suman otro eslabón al mito.

Y atrás quedó ese revanchismo que alguna vez "Los Públicos" inventaron Soda vs. Redondos y viceversa. Soda tomó sus monedas y se retiró de la arena después de cansarse de brillar, Los Redondos siguen y siguen como un caballo alado cuyas orejeras no les permite distracciones dignas del show mercantil.
Un cartón de vino salta vacío desde un auto que en su vidrio trasero muestra todos los lugares de Argentina y las fechas a dónde el que lo conduce viajó para ver al grupo. Él no leyó ni uno de los libros que leyó Solari, no escuchó ni a uno de los grupos que escucharon Skay Beilingson (guitarra), Semilla Bucarelli (bajo) o alguno de los otros jinetes. Pero él estuvo allí, en la ruta, siguiéndolos a todas partes; sabiendo, como muchos, más de Los Redondos, que Los Redondos mismos.

Y pasaron los años y la sangre se fue renovando, los primeros cincuenta vanguardistas de las primeras épocas deben andar bordeando la edad del Indio y la mayoría vio como ese público se fue transformando en miles. Miles que ahora se uniforman para convertirse casi en una secta, una de las más numerosas del país y a la vez, de las más intransigentes. Y mientras la poesía sigue siendo la misma, el ambiente se vuelve más áspero. Del escenario bajan metáforas herméticas, lujosas muestras de ingenio artístico orillero, y la respuesta es la devoción. La Banda está cada día más ilustrada, Las Bandas apenas se manejan con cuatro o cinco términos: aguante, loco, aguante, Redondos y aguante. Y Solari sostiene: Los pibes entienden...
Pero ¿Qué entienden los pibes? Los Redondos no piden navajas, ni bengalas para quemar al de al lado, ni piñas, ni bardo. Los Redondos piden libertad, piden que piensen y disfruten del Rock del País. ¿Qué entienden algunos de esos pibes?

Tocar en la Capital se hizo cada vez más complicado, en 1990 sale La Mosca y La Sopa, ese año, cada 45 días: Obras lleno. En abril del '91 Walter Bulacio moría en una ambulancia después de haber sido detenido por la policía en las cercanías del estadio. La Banda no dijo más que lo que se podía esperar, Las Bandas tomaron el hecho casi como estandarte, y en los rituales se empezó a escuchar: "Vamos Redondos, pongan huevo. Vayan al frente, que se los pide toda la gente. Una bandera que diga Che Guevara, un par de rocanroles y un porro pa' fumar. Matar un rati para vengar a Walter y en la Argentina empieza el carnaval". Pero la brecha comunicacional entre La Banda y Las Bandas se abre más y más; en el ´92 graban En Directo, con el fondo de las 38 mil personas que presenciaron aquel recital en el Centro Municipal de Exposiciones.

En el año ´93 sale Lobo Suelto Cordero Atado (doble).  Los medios hablan de violencia, algunos la sufren, los dardos van y vienen.  Contra toda respuesta Solari sostiene que violencia es mentir. Violencia es mentir, pero durante los conciertos del '94 en la cancha de Huracán la cosa no terminó en muerte de casualidad; las patotas que sembraron terror no eran ni policías ni mentirosos, eran los que usando a "Las Bandas" como escudo y a "la locura" como bandera, mal entendieron el mensaje.

El Bondi debió pegar un giro. Carmen Castro "La Negra Poly" (manager del grupo), Skay, El Indio y su gente, pensaron que lo mejor era salir un poco del hervidero. Y empezaron a girar por Argentina: Buenos Aires, Córdoba, Mar del Plata, Santiago del Estero, Tucumán, Salta y Las Bandas viajando detrás de ellos. Las anécdotas se contaban por miles: pibes que ahorraban para el micro, autos de Ricota cargados con banderas, vino y gaseosa, los campings cercanos se saturaban de grabadores donde sonaba la voz gruesa de "Patricio Rey". La alternativa los llevó a rodar y rodar: 130 mil personas por aquí, 150 mil por allá. Rosario, Villa María y hasta pueblos más tranquilos y alejados eran invadidos por la fiebre Ricotera que se convertía en tribu nómade. No eran locales los que llenaban los lugares, el gran porcentaje eran los pibes que, en algunos casos, salían dos días antes de la fecha del recital para llegar sobre la hora.

Los Redondos seguían independientes: su compañía "Del Cielito Records" grababa los discos y a la calle los sacaba DBN. A diferencia del resto, ellos se quedan con las cintas originales (en la mayoría de los casos los grupos ceden los derechos a las discográficas) conservando la propiedad y la decisión de cantidad de copias. En síntesis: ellos la cocinan y ellos la comen. Pero no están solos los del escenario. Unas 200 personas trabajan para que Los de Ricota se presenten como la banda que es. Eso sí, hacen lo que quieren y cuando quieren.
Las entradas tienen hoy el valor de un concierto internacional, no tienen más exclusividad que con ellos mismos y el dinero invertido en publicidad es casi anecdótico. El boca a boca no se paga con nada y esa es la mayor publicidad para la banda.

La relación entre La Banda y Las Bandas es extraña. Ya existen familias enteras que hablan de tres generaciones de Ricoteros, hoy al Indio se le perdona todo, esta más allá de la crítica, intocable, es casi una figura bíblica para los adeptos al rock del país.

¿Y sí se le va de las manos? Esa sensación es permanente. Pero Solari no tiene problemas en enfrentar desde arriba del escenario a los que se creen que entienden y no entienden nada; cuando se da cuenta que abajo pasan cosas que no deberían pasar, no duda en culparlos: si los Redondos dejan de existir un día, va a ser por ellos; por esos que en lugar de escuchar rock van a desbocar una violencia imbécil, inútil, lamentable. El Indio va de frente, no cabe duda, no mide, es su público y el diálogo siempre fue con ellos y sólo con ellos. Si de algo se puede jactar la troup de Patricio Rey es de no ser demagogos y de no sentirse atados a nada. El ´96 será el año de Luzbelito y todo queda demostrado una vez más. Ni siquiera a las exigencias o expectativas que puedan crear sus Bandas, Los Redondos a la hora de componer también son independientes. El mejor ejemplo de esto se llama Último Bondi a Finisterre (último disco hasta el momento, 1998). ¿Tecno, cajas rítmicas, sonidos secuenciados? El estúpido dualismo reductivista de los rockers habla de pecado; Los Redondos hicieron los que quisieron, un disco que como siempre, aunque nadie lo reconozca, ubicaba a la banda en los tiempos que corren. Privarse de algo sin razón no es digna teoría para los muchachos que conservan su espíritu de vanguardia más allá de ser hoy por hoy una de las bandas más populares. Los nuevos "viejos" Ricoteros se sorprendieron y sintieron vahídos al escuchar ese Último Bondi. En la tapa aparecían por primera vez los músicos (aunque dibujados) y el contenido era tan raro como el diseño de tapa. ¿Raro para La Banda?, no, raro para Las Bandas. Con él volvían a Capital. El estadio de Racing se llenó (siempre solos y de noche, como siempre), la conclusión: un show espectacular, pantallas, luces, los clásicos y los últimos temas que el público recibió como estudiando y tratando de comprender. Banderas de clubes de fútbol, algunas piñas, pero en general todo tranquilo. El Último Bondi se había presentado y La Banda jugó otra vez su juego. La cabeza de la gente se fue un poco más abierta. "Si lo quisieron así, por algo será" se podía escuchar a los que dejaban en manos de La Banda la responsabilidad de todo. Como quien habla de Dios cuando el destino los supera, muchos se vieron superados por Último Bondi, pero después de todo "era la palabra de dios" (del dios Redondo). Al fin y al cabo, el Indio y su gente no hizo más que demostrar que artistas y público no deben basarse en una relación de dependencia.

Walter invade la tierra! Dice el tema que abre el último disco. Homenaje a Bulacio, imaginaron los más devotos. No. Patricio Rey no es de usar golpes bajos en pos de una demagogia roquera. La brecha entre Lo que los Redondos dicen y lo que Las Bandas creen escuchar cada vez es más grande. Quemarse la cabeza con vino barato y pastillitas de colores, descontrolarse como un mono con navaja, correr por un camping con una 22 tirando a mansalva, golpearse hasta morir, matarse por las banderas de algún equipo no tiene nada que ver con El Rock del País.

Al fin de cuentas Los Redondos son únicos. Nadie los conoce fuera de las fronteras de Argentina, pero como locales son una de las bandas más viejas, más convocantes, más interesantes y más conocidas. Siguen fieles a las ideas que los mantienen marginales y tan independientes como masivos. Aparecieron por el costado, por un camino que parecía imposible, renunciando a toda tentación mediática. Hoy ya son una de las partes más importantes en lo que a la historia del rock nacional se refiere. Demostraron que el sueño de "no transar" es posible. Demostraron que la inteligencia y el rock son una mezcla infalible.

Para algunos, Los Redondos son una banda seguida por desclasados izquierdosos, pibes drogones y violentos, orilleros del terror adeptos a una música decadente y grasienta que sólo da para justificar el bardo. Para otros "Los Redondos son la vida".  Lo más justo, sería decir que Patricio Rey y Sus Redonditos de Ricota fueron y son: una auténtica banda alternativa que salió victoriosa de su lucha contra la hegemonía. Hizo lo Políticamente Incorrecto siempre, y siempre: le salió bien.

canalTrans.com

rock argentino
los redondos

Patricio Rey

Indio Solari

Skay Beilingson

biografía

historia de los redondos

discos

bandas

noticias musica - últimos discos - novedades musicales

PETER MURPHY

EN ECLIPSE

NOVEDADES MUSICA: Evidentemente Slade recordó haber visto "The Hunger" (El Ansia), en el que Murphy aparecía vampirezcamente en una jaula cantando la canción de Bauhaus “Bela Lugosi´s Dead", y pensó: debe estar en Eclipse.

RAMMSTEIN en LATINOAMÉRICA 2010

Tour - Liebe Ist für Alle Da

NOVEDADES MUSICA: Rammstein llegará con su último tour a Latinoamérica. Los principales conciertos de la gira serán en: Chile, Argentina, Brasil, Colombia y Mexico entre noviembre y diciembre de 2010.

KORN

Recuerda quién eres

NOVEDADES MUSICA: Uno de los representantes más populares del género Nü Metal, presentó su noveno trabajo discográfico.

 

NOVEDADES MUSICA CONCIERTOS en MÉXICO RECITALES en ARGENTINA

 

losredondos

Discos de los redondos
discografía

Gulp! - 1982
Oktubre - 1986
Un Baión para el Ojo Idiota - 1987
Bang, Bang! Estás Liquidado - 1989
La Mosca y la Sopa - 1990
En Directo - 1992
Lobo suelto, Cordero Atado 1 y 2 - 1993
Luzbelito - 1996
Último Bondi a Finisterre - 1998
Momo Sampler - 2000

 

 archivosmp3

Los Estafadores

NO ES LO QUE VEMOS

Los Estafadores - descargar mp3 - descarga directa

Esta edición se puede descargar gratis en mp3 por descarga Directa.

 

losredondos

noticias

The Simpsons, el Juego

Teléfono Móvil como Consola

El juego situará al jugador en una Springfield arrasada por un desastre nuclear, y el objetivo será reconstruirla.

Batman 2012

The Dark Knight Rises

Se trata de la tercera entrega de la trilogía iniciada en 2005 con Batman Begins y continuada en 2008 con The Dark Knight.

Hello Kitty Street Fighter

Gran luchadora para evitar el Game Over

Estás sentado frente a la consola, vas a jugar Street Fighter, el clásico juego de más de dos generaciones, y entre los personajes a elegir está... Hello Kitty!!!

Super Mario Bros

Nueva Versión del Fontanero Bigotón

Esta nueva opción de jugadores múltiples es una versión mejorada del clásico que ya cumplió 28 años